Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Semana Santa y Pascua en Jerusalén

El periodo de la Cuaresma está llegando a su fin y tanto los cristianos locales como los miles de peregrinos que han acudido a la Ciudad Santa se están preparando para celebrar Semana Santa y su culminación en el Domingo de Resurrección, la fecha de mayor importancia del año litúrgico cristiano.

No hay nada como vivir la Semana Santa en Jerusalén.  Celebrar los grandes eventos de la historia de salvación y de la vida de Jesús en los mismos lugares en los que ocurrieron es una experiencia de fe conmovedora e inolvidable para todos los creyentes.

Oficialmente, Semana Santa comienza al conmemorarse la entrada de Jesús en Jerusalén el Domingo de Ramos (1 de abril), con la misa matinal de las 8 en la Iglesia del Santo Sepulcro y la tradicional procesión de Palmas durante la tarde. Más tarde, a las 14.30, miles de cristianos de todo el mundo marcharán jubilosamente desde Betfagé, rezando y cantando en todos los idiomas, descendiendo por la ladera occidental del Monte de los Olivos en camino a la Ciudad Vieja, a través del valle de Kidrón.

El Jueves Santo, el Patriarca Latino de Jerusalén celebrará a las 8 de la mañana la Institución de la Eucaristía en el Santo Sepulcro y por la tarde, a las 15.30, los Franciscanos efectuarán su peregrinación tradicional al Cenáculo (la Sala Superior) en el Monte Sion. Por la noche, a partir de las 21 horas, peregrinos y cristianos locales velarán con Jesucristo durante una hora sagrada de meditación en el Huerto de Getsemaní, seguida de una procesión a la luz de velas a la iglesia de San Pedro en Gallicantu, que según la tradición es el lugar en el que Jesús pasó la noche después de ser arrestado.

En Viernes Santo, a las 8 de la mañana, se conmemorarán la Pasión del Señor y la crucifixión en el Calvario, seguidas del Vía Crucis en la Vía Dolorosa a las 11.30, liderado por el Custos (Custodio) franciscano de Tierra Santa.  Posteriormente, a las 8.10 de la mañana, se celebrará el funeral de Cristo en el Sepulcro, un evento exclusivo de la Iglesia de Jerusalén, que reconstruye la deposición del cuerpo de Cristo en la tumba.

La tan esperada Vigilia Pascual, el punto culminante de la semana, se celebrará el sábado a las 7.30 de la mañana en la Basílica de la Resurrección, seguida de la entrada solemne del Patriarca a las 15.30 y e oficios religiosos vespertinos a las 18 horas.

El Domingo de Resurrección, se celebrará una misa a las 8 de la mañana, con una procesión alrededor de la tumba de Jesús y la procesión diaria, que tendrá lugar a las 17 horas.

Finalmente, el Lunes de Pascua, se conmemorará el encuentro de Jesús con los dos discípulos en el camino a Emaús, con la celebración de una misa en el Santo Sepulcro a las 8 de la mañana y también otra oficiada por el Custos (Custodio) en Emaús a las 10.