Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

El Estanque de Bethesda en Jerusalén

El Estanque de Bethesda, donde Jesús sanó al hombre paralítico en el Evangelio de Juan, es un lugar complejo. Parece haber sido un mikveh, o baño ritual. Como lugar de uno de los milagros de Jesús, sobre el Estanque de Bethesda fueron construidas capillas e iglesias en periodos subsecuentes, que aún son visibles.

Cuando Jesús sanó al paralítico en el Evangelio de Juan, el Estanque de Bethesda se describió como una piscina que tenía cinco pórticos, una característica desconcertante que sugiere una piscina de cinco lados, que muchos académicos rechazaron como una creación literaria no histórica. Sin embargo, cuando se excavó el lugar, reveló una piscina rectangular, con dos pilas separadas por una pared, por lo tanto, un estaque de cinco lados, y cada lado tenía un pórtico.
La historia del milagro de Jesús también cuenta cómo muchas personas buscaban los poderes curativos del Estanque de Bethesda. Supuestamente, la primera persona en entrar en el estanque cuando las aguas se agitaban sería curada de su dolencia. Pero, el paralitico le dijo a Jesús que él nunca podría entrar al agua suficientemente rápido. Así que Jesús lo sana inmediatamente y puede levantarse y caminar.

Esta historia del milagro de Jesús sugiere una larga historia de sanaciones en este lugar. Los baños medicinales romanos, construidos en el Estanque de Bethesda solo uno o dos siglos después, son testimonio de la continuación de esta tradición. Cuando los cristianos controlaron a Jerusalén en los periodos bizantinos y de los cruzados, gustaban de marcar los lugares de los milagros de otros eventos importantes de la vida de Jesús, así que añadieron una capilla y las iglesias que ahora cubren el complejo del Estanque de Bethesda.

Se recomienda visitar este estanque antiguo, misterioso y lleno de historias, como parte de su viaje siguiendo los milagros de Jesús. También, en la cercanía podrá encontrar la Iglesia de Santa Ana.

Administrado por: Padres Blancos
Tel.: 972-2-6283285
Abierto: 8:00 a. m. - 12:00 m, 2:00 p. m. - 6:00 p. m. (5:00 p. m. de octubre a marzo)