Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Iglesia del Dominus Flevit

La Iglesia del Dominus Flevit, a medio camino hacia abajo de la ladera occidental del Monte de los Olivos, recuerda el incidente del Evangelio en que Jesús lloró por la suerte futura de Jerusalén.
Este conmovedor incidente ocurrió durante la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén en primer Domingo de Ramos, cuando la multitud arrojo sus túnicas ante Él en el camino y gritó: "¡Alabado sea el Rey que viene en el nombre del Señor!".
Mirando abajo a la ciudad, Jesús lloró por ella mientras profetizaba su futura destrucción. Tus enemigos "te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán… …y te derribarán a tierra... ...y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación." (Lucas 19:37-44)
Luego de 40 años, en 70 d. C., la profecía de Jesús se cumplió. Las legiones romanas sitiaron a Jerusalén y, luego de seis meses de lucha, quemaron el Templo y arrasaron la ciudad.
La Iglesia del Dominus Flevit fue construida en 1955, pero ocupa un lugar antiguo. Se alza sobre las ruinas de una iglesia bizantina del siglo V, dedicada a la profetiza Santa Ana, y sobre una zona de tumbas que datan cerca de 1600 a. C.
Son visibles ejemplos de los dos tipos de tumbas descubiertas por los excavadores.
Igualmente, se han desenterrado las ruinas de un elaborado piso de mosaico de la iglesia bizantina. Ha sido preservado, a la izquierda de la entrada.
El mosaico esta ricamente decorado con círculos que se intersectan e imágenes de frutas, hojas y flores.
Una inscripción en griego hace referencia a Simón, un "amigo de Cristo", quien "decoró este lugar para la oración y lo ofreció a Cristo nuestro Señor por el perdón de sus pecados y el descanso de su hermano".